0
Carro
Bienvenido
Haga clic para más productos.
No se encontraron productos.

Crema de Día Moisture Boost M6 - 30ml

Marca:

Crema de día rejuvenecedora que proporciona hidratación durante toda la jornada, ayudando a reafirmar la piel a través de una textura suave y ligera. 

119,00 €
Completa tu rutina
Descripción

Icono envío Biosplendor ¡ ENVIO GRATUITO EN 24-48H !

 

Icono informacion de producto Biosplendor SOBRE ESTE PRODUCTO:

Infundida con el exclusivo Arctic Botanical Complex, esta hidratante y  humectante, de rápida absorción, ayuda a reparar y preparar la piel para el día siguiente. Los antioxidantes ayudan a disminuir las líneas de expresión y ofrecen protección contra los contaminantes que promueven el envejecimiento, mientras que los polifenoles actúan para combatir la hiperpigmentación y lograr una apariencia más brillante. Los potentes aceites vegetales hidratan y juegan un papel vital en el fortalecimiento de la barrera de la piel junto con el ácido hialurónico en tres pesos moleculares diferentes para una hidratación inmediata y duradera.

RESULTADOS

Los beneficios de Moisture Boost

Una mezcla reconstituyente concentrada de ingredientes de plantas silvestres y antioxidantes asegura una piel profundamente hidratada durante todo el día. Rica en su textura, Moisture Boost se absorbe instantáneamente dejando un acabado aterciopelado en la piel. La fórmula nutritiva contribuye a una piel radiante y saludable y crea una base óptima para el maquillaje.

Regenerante

Los betaglucanos, la vitamina E y los ácidos grasos omega 3 y 6 ayudan a estimular la reparación del colágeno, asegurando una piel regenerada y más firme.

Protectora

Tu piel está perfectamente nutrida y protegida contra las agresiones externas como la contaminación, el viento, el frío y la luz azul. Los polifenoles y antioxidantes defienden contra el daño de los rayos UV, mientras que la corteza de pino reduce la inflamación y el enrojecimiento.

Hidratante

El ácido hialurónico de origen vegetal en tres pesos moleculares diferentes hidrata intensamente la piel durante todo el día. Las moléculas de menor peso penetran en la piel llevando la hidratación esencial a un nivel más profundo, mientras que los pesos moleculares más altos permanecen en la epidermis, proporcionando hidratación y protección inmediatas. El aceite de semilla de arándano rojo y la manteca de karité refuerzan aún más la función de barrera de la piel ayudando a retener la humedad.

Luminosidad

El potente extracto de raíz de rosa y el extracto de hoja de arándano contienen flavonoides antioxidantes que combaten y previenen la hiperpigmentación. Con un uso prolongado, se ha demostrado que nivelan suavemente el tono de la piel.

Moisture Boost está formulado con el exclusivo Arctic Botanical Complex y ácido hialurónico derivado de plantas que viene en tres pesos moleculares diferentes. Estos ingredientes funcionan en perfecta sinergia, mejorando las propiedades de los demás y creando un humectante natural pero efectivo y seguro que proporciona una hidratación intensa y mejora la regeneración celular. Las moléculas de bajo peso del ácido hialurónico penetran en la superficie de la piel, entregando las vitaminas y antioxidantes beneficiosos a niveles más profundos de la piel. Los pesos moleculares más altos permanecen en la epidermis proporcionando hidratación y protección inmediatas..

 

PRINCIPIOS ACTIVOS: 

Rhodiola Ártica: También conocida como Raíz Ártica o Ginseng del Norte, es una planta muy beneficiosa para nuestra piel. Cura y fortalece gracias a sus potentes activos antioxidantes. Hace que nuestra piel se torne más resistente. Dado que es una planta acostumbrada a crecer en terrenos inhóspitos, con climas extremos, sus raíces bulbosas son capaces de almacenar extraordinarios nutrientes, de los cuales nuestra piel se verá beneficiada tras su uso continuo. Compuestos como los salidrosidos y tirosoles, flavonoides, todos ellos antioxidantes, restablecen la salud y resistencia de las células dérmicas y de los queratinocitos, mejorando su protección y fortaleciendo las membranas celulares. De esta manera, nuestra piel está a punto para resultar indemne de los daños producidos por radiaciones UV. Prevenimos, de esta manera, la pigmentación, inhibiendo la tirosinasa (enzima responsable de la sobreproducción de melanina en nuestra piel). Al mismo tiempo, su uso permite dotar de mayor resistencia a las células contra los efectos nocivos de la contaminación medioambiental. La Rhodiola consigue devolver una piel igualada en tono, suave y saludable. Además, consigue retener el agua (manteniéndose la piel más hidratada durante mucho más tiempo), por lo que está totalmente recomendado su uso en pieles secas y sensibles. Y es antienvejecimiento.

 

Mora de los Pantanos: Al igual que todos los potenciadores del bienestar de nuestra piel, los más poderosos, podemos decir que se cultivan en los entornos menos idílicos y más agresivos, la Mora de los Pantanos o “cludberry” no podía ser una excepción. El secreto de sus superpoderes, la luz. Invierno largo, oscuro, muy frío.. El Ártico, tocando el cielo de nuestro planeta. Las plantas que aquí crecen aprovechan al máximo el calor del verano (de corta duración, pero donde no se pone el sol), para cargarse de nutrientes con efectos potentes y beneficiosos para nuestra salud, y conseguir afrontar, nuevamente, el duro invierno. La estrella en el proceso de captación de luz de la zona Ártica es la Mora de los Pantanos. De efectos potentes y nutritivos para el cuidado de nuestra piel. Esta superfruta puede aguantar grandes temperaturas bajo cero durante largos períodos de tiempo, haciendo que su transformación durante las fases de luz sean impresionantes. Este tipo de moras contienen el doble de vitamina C que las naranjas. Su uso permite recuperar sorprendentemente la luminosidad de la piel, una piel con más brillo, con más salud. De aspecto más uniforme, de apariencia saludable. Su alta concentración de vitamina C, además de iluminar, aportan energía a las células, favoreciendo su resistencia y revelando un cutis más radiante, de efecto “descansado”. Contienen ácidos grasos Omega 3 y 6 que fortalecen nuestra piel, creando una barrera protectora mucho más resistente. Sus ácidos grasos tienen propiedades antiinflamatorias, además de sellar la humedad y minimizar la aparición y aspecto de las líneas finas y arrugas. Su alta concentración en vitamina E protege la salud de nuestras células dérmicas del estrés y daño oxidativo y suaviza y acondiciona, mostrando un tacto suave y sedoso.

 

Arándano Rojo Ártico: Bayas antioxidantes repletas de vitaminas e ingrediente perfecto para un tratamiento antiedad. Crece en los bosques boreales y la tundra ártica, donde el frío es estremecedor pero el verano ofrece larguísimos días de luz solar para que los frutos crezcan y produzcan todos sus magníficos nutrientes. Los arándanos árticos son una superfruta que contiene vitaminas A, B, C y minerales como el magnesio, calcio, fósforo y potasio. Su uso tópico promueve la salud de la piel, nutriendo y ejerciendo un escudo de defensa contra los daños ambientales que puedan deteriorarla. Sus ácidos grasos Omega 3 y 6 antiinflamatorios aceleran la curación y reducen la pérdida de agua. También ejercen de barrera protectora y mantienen la integridad en la estructura cutánea. Son calmantes y reducen irritaciones, enrojecimientos e inflamaciones. Su contenido en Vitamina E ayuda a inhibir el crecimiento de manchas oscuras.

 

Corteza de Pino Silvestre Ártico: Procedente de Laponia, en Finlandia. Sus antioxidantes son muy poderosos, desafiando al proceso de envejecimiento. Revitaliza y refina el cutis. Suaviza y atenúa las finas líneas y reafirma, fortaleciendo la estructura y flacidez de la piel. Valoraciones sostenidas por pruebas clínicas. Hidrata intensamente y es antiinflamatoria. Protege del fotoenvejecimiento, relentizando la formación de arrugas y manchas de la edad. Evita la hiperpigmentación y es totalmente tolerable en todos los tipos de piel, incluso las más sensibles. Su alta tolerancia y capacidad antiinflamatoria puede incluso ser beneficiosa para personas que sufren psoriasis y dermatitis atópica. Los exámenes a los que se ha sometido la corteza de pino silvestre ártico, realizados sobre pieles sensibles y problemáticas,  muestran que no contiene sustancias alergénicas, siendo un componente bueno para la piel.

 

Extracto de Hongo Chaga: Crece en las cortezas de los árboles que habitan los climas más fríos del norte, como el Abedul. Su potente capacidad antioxidante y el hecho de llegar a hidratar y humectar las capas más profundas de la piel, lo hacen un ingrediente natural indispensable para prevenir las líneas y arrugas, así como minimizar su aspecto. A medida que este hongo crece, absorbe los nutrientes que se encuentran en el árbol, entre ellos, el ácido betulínico y diferentes tipos de polisacáridos. De esta manera, su capacidad de absorción de radicales libres es espectacular. Un hongo poderoso que refuerza nuestra piel y nuestras células fabulosamente. Su alto contenido en betaglucanos penetra profundamente en la piel, reparándola, hidratándola y protegiéndola. Cuida de la dermis (en las capas más profundas), reponiendo el tejido conectivo y ayudando a reparar múltiples daños producidos en la piel. Los betaglucanos estimulan la síntesis de colágeno. Rellenan la piel desde el interior y, el efecto más visible, es una reducción significativa de arrugas y finas líneas. El hongo Chaga protege del fotoenvejecimiento, por lo que las consecuencias producidas por los rayos UV en relación a arrugas, piel gruesa y áspera.. Se ven subsanadas, refinando la textura e igualando los tonos. El Chaga también previene la pérdida de agua, aumentando la duración de hidratación de la piel. Su riqueza en minerales, como el calcio, cobre, magnesio y potasio, además de mejorar la salud y aspecto, confieren más fortaleza, defensa, elasticidad y buen aspecto.

 

Arándano Azul Ártico: Crece de manera salvaje y ecológica, y se recolecta ecológica y respetuosamente en Finlandia. Cuidadosamente seleccionado. Es la mejor manera de mantener su composición en flavonoides y antocianinas tan beneficiosas para la salud y para nuestra piel, que se hallan cuatro veces más que en los arándanos cultivados. Es un ingrediente antienvejecimiento orgánico más de la exclusiva mezcla ártica de Inari. Crece de manera silvestre, siendo una fuente importantísima de vitaminas y antioxidantes dada la protección que debe desarrollar ante un entorno extremo. Los taninos de sus hojas tienen beneficios antibacterianos y antimicrobianos, destruyendo así multitud de contaminantes que pueden establecerse en nuestra piel. Previene los signos de envejecimiento y deterioro. Los beneficios de las hojas del arándano azul ártico llegan a ser diez veces más eficaces inhibiendo los daños que causan los radicales libres en nuestra piel, en comparación con la vitamina E pura o la C por si sola. Equilibra y corrige el tono del rostro, unificándolo. Ilumina y aclara manchas oscuras. El secreto es la Arbutina, que ralentiza la producción rápida de melanina, deteniendo hiperpigmentaciones, previniendo manchas de la edad y aclarando las ya asentadas. Devuelve a la piel un brillo juvenil y saludable.

 

Manteca de Karité Eco: Posee propiedades antiinflamatorias y curativas. Calma enrojecimientos e hinchazones. Sus ácidos grasos y la vitamina K, dentro de su composición, restauran la barrera de defensa de la piel cuando esta se encuentra dañada o en mal estado. Hidrata y nutre, manteniendo la humedad por mucho tiempo. Impide que las toxinas ambientales causen daños en la piel, manteniendo su correcta renovación y apoyando su estructura y elasticidad. Tiene efectos antiedad y, su contenido en vitamina E, protege de los daños solares además de prevenir el fotoenvejecimiento.

 

Ácido Hialurónico en alta concentración: Poderosísimo hidratante y humectante de la piel. Protege de las toxinas y restaura la barrera lipídica, minimizando la aparición de irritaciones. Previene del fotoenvejecimiento, ralentizando la aparición de arrugas y manchas oscuras. Fortalece las barreras de defensa natural de la piel y sella la humedad. Con todo ello, el ácido hialurónico protege, fortalece e impide un rápido deterioro de nuestra piel. Ésta se muestra mas brillante, menos arrugada y menos hinchada. Es apto para pieles sensibles y propensas al acné. Su uso propicia un aspecto más jugoso, firme y elástico del rostro. Ayuda a un contorno más tenso, con una apariencia más juvenil. La textura se torna más suave y sedosa. Las arrugas y pequeñas líneas se atenúan y rellenan. Estimula la regeneración celular, atenúa el aspecto de manchas y aporta luminosidad.

 

Polvo de Coco: Hidrata y suaviza. Su riqueza en ácidos grasos esenciales, antioxidantes, vitaminas y minerales mantienen la piel más tersa y joven. Alivia las pieles irritadas, afina los poros, unifica el tono y mejora la apariencia con un aumento de la elasticidad.

 

Corteza de Magnolia: Antiinflamatoria. Reduce el enrojecimiento. Sus dos sustancias antiinflamatorias, el magnolol y el honokiol, inhiben los procesos por los que la piel se envejece y se deteriora. La magnolia consigue ralentizar la aparición de arrugas y flacidez. Su uso mejora la hidratación y el aspecto de las arrugas ya instauradas.

 

Lúpulo: Planta antienvejecimiento. Es calmante y, su alto contenido en fitonutrientes, ejercen beneficios tonificantes y suavizantes de la piel. Es antibacteriano, inhibiendo la proliferación de un gran número de bacterias causantes del acné. Sus taninos ejercen una acción antiinflamatoria y reparadora que ayuda a reducir cicatrices y marcas. El lúpulo es una planta ideal para todos los tipos de piel (grasa, acneica, congestionada, incluso las más sensibles). Desintoxica y equilibra. Retiene la humedad y, las pieles maduras, se beneficiarán especialmente de este maravilloso ingrediente. El lúpulo permite mantener el colágeno el colágeno intacta por más tiempo, obstaculizando su descomposición, al bloquear la enzima responsable de descomponer esta proteína.

 

Aceite de Almendras Dulces: Trata la piel seca y dañada por el sol, aclara, limpia y previene el acné. Fortalece. Su completo cuadro de vitaminas, destacando la E, y minerales y oligoelementos, hacen de este fruto un aliado perfecto en la salud de la piel. Repara los pequeños daños y quemaduras, unifica el tono y atenúa manchas y cicatrices. Desvela una piel más juvenil tras un tiempo de uso. Sus ácidos grasos y su potente acción antioxidante neutralizan los radicales libres y promueven la elasticidad de la piel, difuminando arrugas y manchas de la edad. Sus propiedades antiinflamatorias lo hacen un gran aliado en afecciones como eczema, psoriasis o rosácea.

 

Aceite de Jojoba: Hidratante. Protector. Crea una barrera de defensa que mantiene la piel en muy buenas condiciones. Equilibra la producción de sebo, siendo un ingrediente esencial para todos los tipos de piel, incluídas las mixtas-grasas. Controla el acné, alivia y es ideal contra irritaciones. Mejora el aspecto de pieles con eczema o psoriasis. Es antiinflamatorio y consigue reducir los daños producidos por exposiciones solares excesivas. Sus vitaminas A, E y B lo hacen esencial para mantener una piel saludable y con vitalidad.

 

Romero: Sus nutrientes, vitaminas y minerales son excelentes para la piel. Rejuvenecen y renuevan con su uso continuado. Astringente. Limpia los poros y calma. Previene los signos prematuros del envejecimiento. Sus antioxidantes consiguen atenuar finas líneas y refuerzan los capilares. Ideal para pieles propensas a rojeces y sensibilidad. Tiene efecto tensor, consiguiendo, visiblemente, una piel más tersa y joven. Purifica y combate el acné, regulando y sanando las pieles grasas.

 

Aceite de Semillas de Girasol: Su riqueza en ácidos grasos esenciales, de fácil absorción, son sumamente curativos. Mantienen la defensa de piel en perfectas condiciones, creando una barrera protectora. Se consigue también disminuir la pérdida de agua y se alivia afecciones como la dermatitis atópica. Posee propiedades antiinflamatorias, muy convenientes en casos de dermatosis diversas. Su alto contenido en Vitamina E antioxidante tiene capacidad hidratante y antienvejecimiento. Es antibacteriano y totalmente indicado para las rojeces e irritaciones.

 

Ácido Láctico: Potente ingrediente antiedad. Consigue reducir la apariencia de signos del envejecimiento. Puede llegar a ser especialmente efectivo en el tratamiento de las finas líneas y arrugas, y signos del fotoenvejecimiento solar. Día tras día, la textura de la piel mejora significativamente. Estimula la producción de colágeno y atenúa las hiperpigmentaciones y manchas oscuras. También combate el acné y las imperfecciones.

 

Icono instrucciones de uso producto Biosplendor COMO USARLO:

Aplicar sobre rostro y cuello, por la mañana, después de la limpieza facial. Para potenciar sus efectos, utilizar después del serum facial

 

Icono ingredientes de producto Biosplendor INGREDIENTES:

Aqua, Prunus Amygdalus Dulcis Oil*, Squalane, Simmondsia Chinensis Seed Oil*, Glycerin, Polyglyceryl-3 Stearate, Butyrospermum Parkii Butter*, Behenyl Alcohol, Glyceryl Stearate Citrate, Cetearyl Alcohol, Rhodiola Rosea Root Extract*, Vaccinium Vitis-Idaea Seed Oil**, Inonotus Obliquus Extract**, Vaccinium Myrtillus Leaf Extract**, Rubus Chamaemorus Fruit Extract**, Pinus Sylvestris Bark Extract**, Magnolia Officinalis Bark Extract, Helianthus Annuus Seed Cera, Cellulose, Humulus Lupulus Extract, Cocos Nucifera Fruit Powder, Sodium Levulinate, Sodium Hyaluronate, Ascorbyl Palmitate, Sodium Anisate, Xanthan, Tocopherol, Glyceryl Caprate, Lactic Acid, Helianthus Annuus Seed Oil, Rosmarinus Officinalis Leaf Extract, Ethyl Ferulate, Benzyl Benzoate, Benzyl Alcohol, Alcohol, Pentylene Glycol, Parfum *Organic farming ** Wild harvested in organic-certified forest area.

Detalles del producto
Opiniones
Los clientes que compraron este producto también compraron:

Menú

Inicia sesión primero.

Registrarse